RUPTURAS

Ruptura del manguito rotador:

El síntoma más frecuente de un desgarro del manguito rotador es el dolor persistente en el hombro, que puede empeorar con el tiempo y llegar a persistir incluso por la noche. El dolor suele empeorar al apoyarse sobre el hombro y puede ser tan intenso que dificulte el sueño. Puede haber una pérdida de movilidad de la articulación del hombro. El tratamiento de los desgarros del manguito rotador puede ser quirúrgico o tradicional. El no quirúrgico se basa en la rehabilitación de la porción intacta del manguito rotador, el paciente puede recuperar un nivel de función bueno y controlar el dolor. Esta es la primera fase del tratamiento, si ésta no obtiene resultados positivos, el tratamiento quirúrgico es la siguiente opción.

Ruptura del tendón de bíceps:

El padecimiento de esta rotura sucede cuando el tendón del músculo bíceps se desgarra. Existen tres inserciones del bíceps, dos en el hombro y una en el codo. Los factores involucrados para que suceda este tipo de rupturas son variados, aunque todos se originan por un incidente traumático que, por lo general se le atribuye a la acción de cargar objetos muy pesados y tener flexionado el codo a un ángulo de 90 grados, caer sobre un brazo extendido o actividades que requieran esfuerzo, como lanzar una pelota de baseball. El tratamiento puede ser quirúrgico o no quirúrgico, en el primer caso después de la intervención quirúrgica, el brazo se mantiene en una posición flexionada de cuatro a seis días. El no quirúrgico consta de reposo absoluto, ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de la zona, antiinflamatorios y aplicación de hielo y calor durante los primeros días.

Ruptura del tendón subescapular:

Cuando se lesiona el tendón subescapular, algunas de sus fibras son distendidas y desgarradas. Esta lesión ocurre generalmente en la unión tenoperiosteal (el punto de unión del tendón al hueso). Entre los factores conocidos que ocasionan esta rotura se pueden mencionar los siguientes: movimientos repetitivos en exceso (natación, por ejemplo), lesiones anteriores en el hombro, desequilibrio muscular de los músculos del manguito rotador.