ARTROSCOPÍA TERAPÉUTICA

Del mango rotador:

Para este procedimiento el médico revisará el hombro con una pequeña cámara (artroscopio) la cual está conectada a un monitor en el cual el doctor observa toda la articulación para revisar el cartílago, los tendones y los ligamentos del hombro. La cirugía es una buena opción para una persona cuyo desgarro fue provocado por una lesión reciente, el tendón de los manguitos rotadores ya está desgastado a causa de problemas crónicos, si es un paciente que practique deporte. Al final de la cirugía, se cierran las incisiones con puntos de sutura y se cubren con un apósito (vendaje). La fisioterapia puede ayudar a recobrar el movimiento y fuerza del hombro. El tiempo que dure la terapia depende de la operación realizada. La artroscopia es menos dolorosa, rígida, con pocas complicaciones, una hospitalización más corta (si es que se necesita) y con una pronta recuperación.

De la inestabilidad glenohumeral:

El propósito de la intervención es mejorar la estabilidad del hombro, diagnosticar y dar un buen tratamiento a las lesiones relacionadas. La intervención consiste en la introducción de una diminuta cámara en la articulación del hombro, con la cual se examinan de manera directa problemas que afectan esta región.